Arranca el curso escolar en la Escuela de Valores de la Fundación Javier Imbroda

El barrio de La Trinidad encuentra remansos de paz entre el ruido del día a día. Sus calles más recoletas se unen entre la avenida de Fátima y Don Juan de Austria para iniciar una nueva etapa. Entre esas aceras por las que el tiempo pasa a otro ritmo, las instalaciones del pabellón de Malasaña esperan a los primeros participantes de la Escuela de Valores que la Fundación Javier Imbroda pone en marcha otro curso más.

20161017_174012

Allí llegan los primeros reencuentros. Los abrazos. Las sonrisas. La emoción de sentirse como en casa sabiendo que, durante todo el curso, dos tardes de la semana se dedicarán a compartir esfuerzos para superar los objetivos académicos. Pero también a jugar, hacer deporte y convivir de la manera más sana posible.

La primera jornada discurrió con tranquilidad. La primera actividad se destinó a trabajar los deberes que quedaban pendientes del colegio con el fin de poder respirar tranquilos durante la merienda. Objetivo superado y con nota. El profesorado repartió la merecida recompensa que La Canasta trae hasta las instalaciones. Es tiempo de distensión y de charla familiar. Minutos antes, redactores del diario Málaga Hoy asistieron a conocer la realidad de esta Escuela con el fin de dar a conocer el trabajo que en ella se realiza.

Y de una recompensa a otra. Para poder empezar a practicar deporte en el CEIP Bergamín, Ikono Soluciones ha realizado una donación de pantalones deportivos para todos, que lucen orgullosos ante una cámara a la que no tienen miedo ninguno. Antes de pasar a realizar los juegos en las pistas del centro educativo toca reflexionar un poco: ¿Cómo participamos en clase? Es bueno ofrecerse voluntario a colaborar con las tareas de todos, hay que ayudar a los compañeros y mantener un ambiente sano de respeto. Lección aprendida. “Nos vamos a la calle, que toca divertirse”.

20161017_185316 20161017_185232 20161017_184423 20161017_183839 20161017_183745 20161017_183650

 

Pero no todo quedaba ahí. El martes era el turno del grupo de Secundaria, que venía con ilusiones renovadas un curso más. Aprender gracias al apoyo de los profesores hacía que cualquier tarea fuese fácil de superar, pues de eso trata la labor cooperativa entre todos los que conforman la Escuela de Valores. Tras la preceptiva merienda y el regalo de la ropa deportiva, el debate entre ellos llegaba de la mano de las necesidades educativas especiales. La madurez se transmitía en sus ojos y también en sus palabras, cuando temas como la inmigración y las adaptaciones por motivos físicos, sociológicos y psicológicos fueron tratados con naturalidad y una apuesta por hacer más fácil el camino.

IMG-20161019-WA0015 IMG-20161019-WA0014 IMG-20161019-WA0013 IMG-20161019-WA0012 IMG-20161019-WA0011 IMG-20161019-WA0010 IMG-20161019-WA0009 IMG-20161019-WA0008 IMG-20161019-WA0007

En las pistas del Colegio llegó el turno de practicar el deporte favorito de esta Fundación: el baloncesto. El trabajo cooperativo y la competición sirvieron como recompensa a una jornada donde el disfrute fue la clave.

El primer día llegó a su fin con la vuelta a las instalaciones de Malasaña tras un largo rato de disfrute en las pistas deportivas del colegio Bergamín. Este proyecto acaba de empezar y te está esperando. #Súmate

20161017_185842

IMG-20161019-WA0006

Saber más