Germi Cabrita: “Vengo porque quiero que estos niños salgan adelante. No es un reto fácil”

Su presencia entre los alumnos de la Escuela de Valores destaca siempre. No sólo porque su altura delata que es uno de los responsables de que todo salga adelante, sino porque aporta su ilusión en todo momento. Apasionado del deporte y con la enseñanza como vocación, Germinal Cabrita -Germi para todos- ejerce como coordinador de la Escuela de Valores de la Fundación Javier Imbroda con las mismas ganas y empeño que el primer día.

IMG-20170127-WA0020

¿Cuándo y cómo llega a la Fundación Javier Imbroda?

Llegué hace tres años como jugador de baloncesto, en el entonces denominado Medacbasket, que jugaba en Primera Nacional, y poco a poco me fui adentrando en la Escuela de Valores. Ya había algunos monitores trabajando en ella y de vez en cuando echaba una mano, sobre todo en el apartado de deportes.

¿Cómo llega al equipo?

Conocía prácticamente a todos los jugadores del equipo y ese verano estuvimos disputando algunos partidos en campos de Málaga. Nació muy pronto la idea de crear un conjunto de baloncesto y estaban interesados en que participase con ellos, tanto los jugadores como el propio Javier Imbroda. Comencé con gente muy joven y en ese año conseguimos el ascenso y quedamos primeros en la Liga.

¿Por qué el baloncesto y no otro deporte?

Con seis años tuve una operación de corazón de pequeña importancia. Uno de los primeros deportes que me ofrecieron justo después fue el fútbol, pero mi madre pensaba que podrían darme muchas patadas, cuando en realidad el baloncesto es un deporte de mayor contacto. Mi vecino y mejor amigo jugaba al baloncesto y me animó a probar. Todos eran mayores que yo pero estuve con ellos dos años. Desde entonces llevo 24 años jugando al baloncesto.

¿Cómo le llega su vocación tanto por el deporte como por el magisterio?

Me llegó temprano. Cuando estaba en el colegio ya entrenaba a baloncesto por las tardes. A pesar de estar apenas unas horas semanales dedicado a este deporte participaba con otros grupos porque pasaba la tarde en el centro educativo, me gustaba enseñarles a los pequeños. Desde ahí mezclar enseñanza y deporte me encantó. Decidí decantarme por la educación como tal cuando llegó el momento de enfrentarme a Selectividad.

¿Cómo se ve a día de hoy después de la experiencia vivida en la Escuela de Valores?

Mi experiencia total fue el año pasado como monitor especializado en deporte y en el aula de apoyo y merienda. Estoy encantado con los niños de todas las edades. El deporte es lo que más me gusta pero la parte de apoyo está también muy bien. Coincidió que el curso pasado era profesor en un centro concertado, donde compaginé la actividad con la Escuela. Aprendí mucho, me reciclé con nuevos métodos de enseñanza y eso quería transmitirlo en la Fundación. Este año como coordinador más entusiasmado estoy, más atento a los problemas que puedan existir y a la evolución de niños y compañeros. Creo que la Fundación se está llevando muy bien y nuestro deseo es que siga sumando alumnos y creciendo.

¿Qué realidad se encuentra cuando llega aquí?

Vengo de un barrio humilde y por tanto vivo más de cerca esta realidad. El trato que tenemos es el propio de niños en riesgo de exclusión social. No sólo se trata de un problema económico. Afortunadamente en la Fundación tenemos una integración total, con un 60% de niños musulmanes, dos hermanos de Kazajistán que están aprendiendo español… Esos niños vienen con preocupaciones e ideas determinadas de casa, alterados del colegio, han sido expulsados, no rinden lo suficiente… Nuestro objetivo es intentar que su tarde sea distinta a lo que ya realizan en los colegios. Debemos adentrarnos más en sus problemas y el deporte les viene muy bien. Estamos realizando media hora más de deporte que el año pasado, una hora y media en total, y eso les crea un beneficio muy importante.

¿Qué es lo mejor de cada parte en la que se divide la Escuela de Valores?

No voy a destacar tanto el porcentaje como el hecho de contar con una Fundación que es la única que ofrece deporte a los niños. Le damos mucha importancia sin dejar de lado el aula de apoyos y el club de lectura. También tenemos material de adaptación curricular para cada uno. Como profesor de educación física para mí es muy importante el deporte, reivindicamos incluso que sean tres horas las semanales de esta asignatura en los centros educativos.

En el deporte, ¿cómo puede verse la evolución entre los niños?

Con los más pequeños se va viendo cómo mejoran sus habilidades motrices, el deporte que pueden aprender en el colegio es insuficiente por falta de tiempo. A partir del amplio abanico de posibilidades que hay nosotros hacemos sesiones con las que, a través del juego, conozcan las habilidades que tienen.

IMG_0358

¿Qué siente cuando viene aquí cada día a la Escuela de Valores?

Es verdad que hay ciertos momentos en los que un profesor puede perder la ilusión, pero este año me siento con más ilusión que nunca. Venir y ver que puedes ayudar a estos niños es satisfactorio. Somos una Escuela distinta. Si consigues ayudar a los niños que necesitan más atención, te vas con una sonrisa mayor a casa. No voy a descansar en esa tarea. Es lo que quiero que el resto de monitores vean, que el niño quiera venir y cuando vuelva le cuente a sus padres todo lo que ha hecho y lo bien que se lo ha pasado.

Como ha dicho, en el rol de coordinador debe velar también por los monitores. ¿Qué le aportan sus compañeros?

Sin ellos esto no podría salir adelante. Hay pedagogos, profesores de educación física, psicólogos… Toda esa experiencia es maravillosa. Tenemos a profesoras de infantil y para los más pequeños sin esa ayuda no tendríamos tantas facilidades.

¿Qué lecciones y valores se lleva de la Escuela?

Ante todo algunos valores como la felicidad, que se une al deporte y la enseñanza. Los niños tienen que aprender que deben venir con ganas, que se esfuercen y aprendan a superarse. Uno de los valores más importantes, además del compañerismo, es abrir las mentes de estos niños. Necesitan ver un ejemplo en los adultos y el profesor se convierte en actor fundamental. Es satisfacción pura y dura, vengo porque quiero que estos niños salgan adelante. Es un reto que no es fácil conseguir.

¿Se ve como un ejemplo para ellos? ¿Se ve reflejado en ellos?

Me hubiese encantado tener de pequeño unas instalaciones como éstas donde hacer deporte y acabar mis deberes. Mis padres me apuntaron a actividades extraescolares, entonces me veo reflejado en su realidad. A alguno seguro que les gustará ser profesor y deportista, pero el mejor reflejo que puedo tener en ellos que sea cuando crezcan más y sepan qué camino quieren seguir, sus ideales, sus opiniones…

¿Con qué tres palabras definiría la Escuela de Valores?

Educación, deporte y competición. Ayudamos en el aula de apoyo con deberes y actividades de refuerzo. En deporte gozamos de esa posición única como Escuela de Valores donde es esencia. Con respecto a competición me refiero a querer ser mejor cada día con los deberes, con la organización, el compañerismo, querer conocer a más amigos…

¿Siente que ambas partes dan el cien por cien?

Te lo explico con un ejemplo: Un profesor no debe olvidarse nunca hablar de manera suave. Cuando los alumnos llegan aquí vienen con muchos problemas anteriores. Ese nerviosismo que a veces muestran debemos intentar calmarlo, no es un problema que generemos nosotros pero debemos intentar que vean que estamos atentos a ellos porque queremos. Si se sienten bien contigo, ellos siempre darán el cien. El docente tiene que aportar, innovar y estar ilusionado. Si el niño no ve ese interés nunca vas a conseguir que mejore. Creo que los monitores y los coordinadores estamos ilusionados y venimos a dar el cien por cien.

Saber más

IMG_1089

Taylor Cameron, MVP de la liga EBA en la jornada 12

El trabajo del talento americano ha llegado al Forus Medacbasket para quedarse. Taylor Cameron se convirtió en el MVP de jornada 12 en la liga EBA, en la que actualmente nuestro equipo juega en el grupo D de clasificación.

Su esfuerzo ha merecido 44 puntos de valoración en el encuentro disputado en el pabellón Forus Trinidad frente al Huelva. ¡Enhorabuena por convertir en referente al equipo y a la Escuela de Valores de nuestra Fundación!

La FEB recoge en su web esta hazaña de Cameron. Más información en el siguiente enlace: http://www.feb.es/2017/3/20/baloncesto/taylor-cameron-mvp-escuela-valores/69776.aspx

Saber más

IMG_1138

Pablo Ibáñez rompe las estadísticas de valoración del baloncesto español

Zeljko Obradovic, entrenador de Arvydas Sabonis, dijo que conseguir 66 puntos de valoración en un encuentro sólo estaba a la altura del pívot lituano. Tras la hazaña del histórico jugador en 1995, cuando militaba en las filas del Real Madrid, nadie había conseguido igualar la cifra hasta hoy.

Pablo Ibáñez, jugador del Forus Medacbasket, el equipo de liga EBA de la Fundación Javier Imbroda, disputó el pasado sábado un encuentro contra el Oh!Tels ULB en el pabellón Forus Trinidad donde consiguió romper los registros de estadísticas. En sus 30 minutos de juego, Ibáñez anotó 37 puntos -8 de 9 en tiros de dos, 3 de 6 en triples y 12 de 15 en tiros libres- así como 18 rebotes, seis asistencias, tres tapones, dos recuperaciones y nueve faltas recibidas.

IMG_1031

Estas cifras, unidas al resultado del partido, en el que nuestro equipo venció por 74 a 69 al equipo linarense, sin prórrogas ni superando los 100 puntos. Su cifra de valoración ha servido para, además de romper las marcas históricas, hacer visible su hazaña y la labor de la Fundación en diferentes medios.

Las personas interesadas en conocer más de este hito histórico pueden conocer aquí la estadística del encuentro, el vídeo realizado por Tricatódicos sobre el partido y la repercusión mediática de la labor realizada por Pablo Ibáñez:

-Federación Española de Baloncesto

-Diario Marca

-Full Basket (Programa de radio)

-La Opinión de Málaga

Saber más

La Fundación Javier Imbroda celebra una cena benéfica en el hotel Vincci Posada del Patio

Cartel FJI

Málaga, 9 de febrero de 2017.- La Fundación Javier Imbroda celebrará el próximo 16 de febrero a las 21:00 horas una cena benéfica en los salones del hotel Vincci Posada del Patio destinada a la Escuela de Valores que mantiene en el pabellón Forus Trinidad de calle Malasaña, con la que atendemos en la actualidad a más de 110 niños y jóvenes en riesgo de exclusión social.

El prestigioso chef Sergio Garrido ha preparado para la ocasión un menú destinado a ser una experiencia gastronómica única para todos los sentidos. La cena comenzará con un ensayo ibérico compuesto por terrina de jamón de bellota, lomo y paté Sánchez Romero Carvajal acompañado de manzana verde en texturas.

El plato principal constará de chipirones rellenos de morcilla de Cártama y peras sobre fideos tostados y sopita de pintarroja. Para culminar la cena, se servirá ‘Valle de Guadalhorce: paraíso de cítricos y almendras’, una versión malagueña de la tarta de almendras y su helado realizado a base de cítricos.

Las personas interesadas en participar de este encuentro gastronómico solidario podrán realizar su reserva en el correo info@fundacionjavierimbroda.com o realizar su aportación a fila cero a través de la cuenta ES04 2100 2961 0902 0016 9527. El precio por comensal será de 50 euros.

Saber más

Arnoldas Zrielskis, ejemplo de superación

IMG-20170127-WA0033

Desde bien temprano las nubes cubren el cielo del centro de Málaga, pero el derroche de energía de nuestro protagonista bloquea cualquier intento de que el día se estropee. Almeriense pero de origen lituano, el baloncesto es una pasión que no es que forme parte de su vida, sino que es su propia vida. Durante años militó en las categorías inferiores en Campohermoso, municipio de Níjar, y en Cadete y Junior de la Asociación Deportiva Amigos del Baloncesto Almería -ADABA- de la capital andaluza y, estando en segundo de bachillerato, se decidió por dar un salto al vacío sin saber si tendría una red esperándole o, de lo contrario, tendría que dar marcha atrás después del golpe.

“Quería crecer como jugador y como persona y en el verano de 2014 busqué pruebas en equipos de fuera de Almería. Entre las que encontré descubrí las de la Fundación Javier Imbroda. Me gustó mucho lo que vi, indagué sobre el entrenador y me parecieron geniales”, nos cuenta Arnoldas Zrielskis, quien dejaría la comodidad del hogar para llegar a Málaga con apenas una maleta, unos estudios pendientes de culminar y el sueño de convertirse en jugador profesional. Una vez en la capital de la Costa del Sol, su destino e ideas cambiarían por completo.

Entre sus objetivos se encontraba disfrutar de su deporte favorito, aprobar segundo de Bachillerato y buscar nuevas oportunidades. Algo habitual entre los jóvenes de 17 años. Una vida donde cumplir sus sueños. Sin embargo, cruzarse en el camino de Javier Imbroda, que entrenaría al entonces Medacbasket en su primer año de andadura le sirvió para ver la realidad del baloncesto: “Quería ser profesional, jugar al baloncesto y vivir de ello. Algo que luego te das cuenta que no es factible por otros factores”, explica Arnold. “Llegué con una idea equívoca de este deporte, como lo puede ver un niño: pensando que iba a jugar en la NBA y a ganar muchos millones. Me encontré con Javier Imbroda, para mí el mejor entrenador que he tenido en mi vida. Él me contó la realidad del baloncesto y sus consecuencias de seguir luchando por alcanzar el mundo del basket profesional. Me puso los pies en la tierra, me explicó cómo, qué hay que hacer y me orientó tanto en la pista como en el día a día, aportándome educación, para ser una persona buena tanto dentro como fuera de ella”.

Desde su llegada hasta el día de hoy, su madurez no son sólo palabras, sino también hechos. Estando en Málaga se sintió atraído por el trabajo de celador en un hospital, por lo que decidió estudiar para las oposiciones a este puesto a la par que culminar sus estudios de Bachillerato. La labor de la Fundación Javier Imbroda estuvo detrás de su sueño. Con los verbos acoger y competir como principios se desarrolló su formación, o lo que el propio Arnold define como paso de la infancia a la madurez. Hoy trabaja como celador de un centro hospitalario de Málaga mientras mantiene sus vínculos con el Forus Medac Basket y la propia Fundación. Hoy sigue superando metas mientras sigue preparando sus estudios en otros campos.

IMG-20170127-WA0034

De su paso por la Escuela de Valores y el equipo de baloncesto destaca, además de personas, determinados valores: “compañerismo, responsabilidad, trabajo, mucho trabajo (risas)… pero sobre todo me quedaría con todo lo bueno que el baloncesto saca de la persona en sí, lo que aporta fuera del campo”. Arnold cree que ambas ramas de la Fundación enseñan y dan de manera altruista hasta el punto de recomendar a quien se encuentre perdido a que acuda a recibir esa atención y cariño. “Mi hermana, que está en Almería, tiene ocho años y yo la apuntaría en la Fundación”, matiza.

Y razón no le falta cuando, en la conversación mantenida en la intimidad que puede dar una cafetería, entre conversaciones de compañeros de trabajo y familiares, cuando se ve a sí mismo como un ejemplo de superación. A pesar de ver sus primigenios esquemas de vida hechos pedazos, su realidad está construida sobre una base sólida que le hará seguir sumando metas. “Hay muchos jugadores, personas al fin y al cabo, con mucho talento pero sin las herramientas necesarias para poder seguir alcanzando sus sueños. Creo en la Fundación y apoyo a los demás deportistas que no tengan esos medios que lo intenten, que los van a instruir y les van a aportar todo lo que necesiten”.

En su talento, su ejemplo y su visión de la vida se encuentra la labor desinteresada de compañeros, entrenadores, familia y personas que le han acompañado en el camino. Buscando su mejora. Buscando su felicidad. En un proceso de superación constante en el que él es el auténtico protagonista.

Saber más